La Digitalización y tu empresa

Es un hecho innegable que la pandemia aceleró la estrategia de digitalización de las empresas e impulsó la demanda de servicios como el cloud computing, cuya demanda se ha disparado debido a la pandemia de COVID-19.

La consultora Gartner, estima que en 2020 el mercado mundial de servicios de cloud público valdrá 257,900 millones de dólares, un 6.3% más respecto a 2019.

Inicialmente el impacto de la pandemia de COVID-19 trajo algunos contratiempos, pero el Big Data y la nube finalmente respondieron al aumento de la demanda y a la preferencia de los clientes por modelos de consumo elásticos y de pago por uso.

La pandemia de COVID-19 creó un nuevo punto de inflexión que requiere que todas las empresas aceleren drásticamente el cambio a la nube y al Big Data para que sirvan como base de la transformación digital y que ayude en la construcción de la resiliencia, las nuevas experiencias y productos, la confianza, velocidad y la reducción de los costes estructurales, que la actual crisis sanitaria, económica y social exige.

A partir de la crisis sanitaria las empresas han adoptado soluciones tecnológicas que venían postergando por considerarlas opcionales, algo que a partir de ahora son parte de la nueva normalidad.

La digitalización más allá de la contingencia

Los cierres en varias industrias y las restricciones a la movilidad a causa de la pandemia de Covid-19 han dejado una gran lección en las empresas: la digitalización de las operaciones ha dejado de ser reactiva para formar parte de una nueva normalidad.

Es claro que aun cuando la etapa más crítica de la contingencia sanitaria haya pasado, las compañías seguirán con necesidades tecnológicas.

“Esto ya es el nuevo normal y las empresas de todos los sectores se tienen que preparar y hacer lo que sea necesario para adaptarse a las nuevas necesidades y gustos del consumidor”, afirma Saúl Chrem, vicepresidente de Marketing de Xertica.

En general, la primera necesidad de las empresas fue la implementación de plataformas para habilitar el teletrabajo y cómo acceder a la información que tienen en sus sistemas, además de tener aplicaciones para reuniones virtuales.

Posteriormente las empresas aumentaron la capacidad de sus portales de comercio para ofrecer una mejor atención y servicio a los clientes.

De acuerdo con el reporte Acelerar la Digitalización para Aumentar la Resiliencia, elaborado por Deloitte, la implementación de planes de continuidad comercial y la estabilización de las operaciones comerciales, son acciones de primera respuesta que deben ir acompañadas de medidas proactivas.

Las compañías deben repensar y acelerar su estrategia de digitalización para aumentar la resiliencia y optimizar los procesos comerciales al mismo tiempo.

Lo anterior aplica también para empresas que están en paro al no ser consideradas como actividades esenciales.

Las empresas de servicios o consultoría pueden utilizar el tiempo de inactividad para reflexionar sobre las prioridades estratégicas sin tener la presión táctica habitual de la demanda del mercado, según indica el artículo Covid-19 y el futuro de la manufactura elaborado por Alejandro Canela, vicepresidente y gerente de Siemens Digital Industry Software para México y Centroamérica, y René Wolf, Vicepresidente Senior de Software de Gestión de Operaciones de Fabricación de Siemens Digital Industries Software.

El estudio sobre el Desarrollo Digital de las Pequeñas Empresas 2020 realizado en ocho países, por la consultora International Data Corporation (IDC),  indica que en México digitalizar las PyMES va a generar 65,000 millones de dólares en el Producto Interno Bruto (PIB) de México.

Las proyecciones están hechas hacia 2024 y evalúan los principales desafíos que están viviendo las empresas en este momento.

El nivel de profesionalización e información que tienen las pequeñas y medianas empresas en este momento será fundamental, las pymes deben entender las nuevas tecnologías que pueden aplicar en su negocio, sobre todo para que la madurez de éstas logre responder en un momento donde la crisis económica en el mundo es un problema extra.

IDC al hacer el zoom de la capacidad de recuperación durante y después de la pandemia, precisa que las pequeñas empresas que se encuentran en las etapas de desarrollo 3 y 4 tienen el mayor índice de recuperación, pues son capaces de responder más rápidamente a las condiciones cambiantes del mercado y están aumentando sus ingresos a ritmos más altos, sin embargo, el reto está en las menos avezadas.

De acuerdo a Saul Oliveira, líder de apertura de mercados y aceleración en Cisco, para lograr la digitalización, las pymes deberán optar por modelos on demand y personalizados.

“La pequeña y mediana empresa puede tener acceso al despliegue de nuevas tecnologías gracias a que muchas empresas están ofreciendo modelos de suscripción, donde las pymes usan los servicios que necesitan a su medida, y no de acuerdo a un paquete que incluya tecnologías que no le sean útiles”, puntualiza.

Dentro de las estrategias que recomienda IDC para que las pymes puedan empezar a ser más digitales, están:

Desarrollar una hoja de ruta tecnológica de tres años, priorizar los procesos comerciales vitales para automatizar, evaluar las tecnologías correctas en las que se debe invertir, centrándose en la capacitación de los empleados.

Posterior a esto las pymes deben invertir en talento y habilidades enfocadas en lo digital, encontrar uno o varios aliados tecnológicos para tu transformación y buscar mantenerse actualizado. “La profesionalización de la pequeña y mediana empresa en temas financieros, de negociación orientados a cómo crecer su negocio son skills extra que deben considerar las pymes”, dijo el vocero de Cisco.

De acuerdo a IDC en un artículo para Parada Visual, en la región, el 18% de las pequeñas y medianas empresas están buscando reforzar este tipo de skills en su organización, mientras que el 80% declaró que digitalizar las PyMES es la única forma en la que podrán sobrevivir.

¿Cómo diferenciarse en un mercado cada vez más digitalizado?

La reconstrucción económica es el concepto protagonista de los debates económicos de las últimas semanas.

Detrás de él se encuentra un matiz importante; la necesidad de dar un salto cualitativo para reinventarnos como economía y desarrollar un nuevo modelo productivo que dote a las empresas de más garantías ante futuros desafíos.

Parafraseando a Nassim Taleb, a las compañías no les bastará con ser resilientes (aguantar el tipo durante una crisis), sino que deben ser “anti-frágiles” (deben tener la capacidad de crecerse y salir reforzadas ante el desafío).

Tras la carrera por digitalizarse, las empresas se encuentran ante el reto de diferenciarse a través de la tecnología; muchas compañías ya tienen la infraestructura y la base, ahora deben reflexionar para aprovecharla mejor.

La ‘tecnología por la tecnología’ no tiene cabida en la empresa, pues debe tener aplicación e impacto real en las operaciones y el modelo de negocio. Debemos poner el ‘cómo’ al servicio del ‘qué’”.

Como ya se ha dicho, se han adelantado varios años en la digitalización empresarial en los últimos meses, especialmente en ámbitos como el entorno de trabajo digital (fórmulas de colaboración y teletrabajo) o ciberseguridad.

Este ‘impulso digital’ es sin duda beneficioso, pero conlleva un nuevo desafío: antes, ser una compañía digitalizada era una diferenciación por sí misma. 

Ahora, en un mercado más maduro, la competencia es mayor y las compañías deben optimizar y reflexionar sobre el uso de la tecnología para seguir diferenciando su oferta de valor, mirando hacia el futuro.

En el entorno de los recursos humanos, últimamente se escucha con frecuencia el término reskilling, que hace referencia a los planes de desarrollo y reciclaje para formar a los empleados y ampliar su horizonte profesional, reubicándoles en otras funciones y áreas de la empresa.

Hoy, no solo son los empleados los que tienen que reciclarse, sino que son las propias empresas las que tienen que seguir avanzando de manera proactiva, actualizando su modelo de negocio y operaciones.

Ser digital no es suficiente, deben permanecer atentas si quieren seguir siendo competitivas.

Los momentos que fuerzan una reorientación de los procesos de negocio son una buena oportunidad para llevar a cabo este proceso de “reflexión digital”.

Todavía no podemos afirmar que todas las empresas son realmente ‘digitales’, hay muchas diferencias según sectores y tamaño de la organización, pero llegará un momento en que sí, un momento en el que la digitalización sea una base general, dejando de ser una diferenciación cualitativa de cara al mercado.

Es ahora, antes de que llegue, el mejor momento para que las empresas recapaciten y se adelanten a lo que está por venir. Para hacerlo posible, te recomendamos apostar por el aprendizaje continuo y aplicar metodologías ágiles.

La incertidumbre es una constante en el mundo de los negocios, lo importante no es que una compañía no tropiece nunca sino que pueda levantarse pronto, y para ello, la tecnología aplicada con criterio es fundamental.

Para lograrlo, las empresas que quieran impulsar su negocio mediante la tecnología necesitan un plan y una visión adecuados y personalizados.

No hay recetas mágicas que funcionen para todas las organizaciones, cada empresa tiene que llevar a cabo un proceso de autodescubrimiento digital para descubrir el próximo paso en su propia hoja de ruta.

Los 3 principales obstáculos de la Digitalización

Muchos negocios y empresas no están preparadas para seguir operando ante una nueva oleada de la Covid-19 y el principal obstáculo parece ser la falta de recursos para poder adaptar su negocio.

De acuerdo con Contact Center Hub, son tres los principales obstáculos que encuentran los empresarios para llevar la digitalización a sus negocios. Aunque el factor económico se encuentra entre ellos, sorprende que no sea el principal motivo.

Falta de Conocimiento

El principal motivo que alegan del 68% de las pequeñas y medianas empresas es el desconocimiento sobre cómo adaptar o transformar un negocio.

Un empresario que lleva toda la vida ofreciendo un negocio de una determinada manera no tiene por qué ver cómo y de qué manera se puede digitalizar un negocio, especialmente los negocios más tradicionales y dirigidos por trabajadores de más de 55 años son los que más dificultad encuentran a la hora de pensar en una transformación digital.

Factores Económicos

El efecto más profundo de la pandemia de la Covid-19 en las empresas sin duda es el económico.

La crisis ha mermado los fondos de maniobra de los negocios y por ello la mayoría se ha quedado con poco margen para poder invertir. A pesar de ello, los propietarios de empresas entienden que digitalizar su negocio es vital para sobrevivir ante futuras oleadas y confinamientos.

Para llevar a cabo esta digitalización, más del 85% de los negocios han recurrido a ayudas.

Ausencia de proveedores de confianza

Sin duda otro de los factores que determinan la apuesta por la digitalización es encontrar el proveedor de confianza.

Y es que como siempre ocurre en cualquier crisis, surgen muchas ofertas de ayuda para ofrecer estos servicios de los cuales se detectan algunos de dudosa legalidad. Los propietarios de los negocios echan en falta propuestas de soluciones reales y tangibles que puedan valorar para invertir en ellas.

Con todo esto, el 36% de las empresas aseguran no estar preparadas para teletrabajar. Se vieron obligadas durante el confinamiento, pero, aún a día de hoy, siguen sin estar listas.

Las 7 soluciones digitales que más se demandan en la era del Covid 19

De acuerdo con America Retail, durante los últimos seis meses las soluciones digitales más demandadas por parte de las empresas han sido aquellas relacionadas con la reducción de costes, como por ejemplo la eficiencia de procesos o la innovación tecnológica que puede ayudar a encontrar modelos de negocio más escalables.

Las empresas también están invirtiendo en el rediseño de la relación con el cliente, donde se va a acelerar la digitalización en toda la cadena, desde el marketing digital, la venta a través del e-commerce y otros canales como el contact center, y un servicio absolutamente multicanal que fidelice al cliente.

Estas son las soluciones digitales que más se demandan en la era del Covid 19:

  1. Robotización y automatización. Desarrollo e implantación de un software que trabaja con los sistemas y aplicaciones de negocio de la compañía para automatizar procesos repetitivos y hacerlos más eficientes en cuanto a simplificación, escalado y reducción de errores. Es vital para cualquier estrategia de transformación digital y sus ventajas principales son la mejora en la experiencia del cliente y el empleado, y el ahorro de costes.
  2. Innovación tecnológica. La tecnología es una palanca clave para que muchas empresas salgan de la crisis, algunos ejemplos son: la realidad aumentada que contribuirá a acortar el distanciamiento social, el Big Data e IA que ayudarán al e-commerce a modelizar la demanda con mayor precisión y por lo tanto a dar respuesta al reto logístico y de aprovisionamiento al que se enfrenta el sector retail.
  3. Marketing digital.  A través del marketing digital buscamos el crecimiento de la marca, utilizando los medios digitales para potenciarla y fidelizar a su público. La ventaja es que podemos utilizar varios canales y métodos en una misma estrategia, y medir en tiempo real qué acciones nos están funcionando mejor y cuáles no.
  4. Omnicanalidad. La multicanalidad forma parte de la estrategia empresarial de muchas compañías desde hace años, pero ahora se hace imprescindible una estrategia omnicanal. Implementar una estrategia omnicanal va más allá de integrar canales aislados. Es importante redefinir el rol de cada canal para reforzar mensajes al cliente, completar transacciones, diferenciar la experiencia del cliente y encontrar sinergias operativas.
  5. E-commerce. Uno de los métodos de compra preferido por muchos consumidores. Muchas empresas durante la crisis del Covid19 se han visto obligadas a expandir sus negocios al canal online abriendo tiendas virtuales para poder seguir dando servicio a sus clientes o comercializando sus artículos.
  6. Data. Los proyectos de Big Data permiten a las empresas recopilar grandes cantidades de datos y buscar tendencias que les ayudan a tomar decisiones, moverse mucho más rápido, y de manera eficiente. El análisis de Data permite a las organizaciones aprovechar sus datos para identificar nuevas oportunidades de negocio, hacer operaciones más eficientes, conseguir mejores resultados y desarrollar una mejor experiencia para sus clientes
  7. Gestión del cambio. Los proyectos de gestión del cambio buscan facilitar y conseguir la implementación exitosa de los procesos de transformación, lo que implica trabajar con y para las personas en la aceptación y asimilación de los cambios y en la reducción de resistencias.

Resulta obvio que la digitalización era una necesidad y ahora, se ha convertido en una vía atractiva para que muchos proyectos prosperen o al menos, puedan salir adelante siempre y cuando cuenten con un buen plan de marketing y de negocio.

Cómo multiplicar los beneficios de la Digitalización

El 83% de las empresas invierte en la digitalización empresarial y  más del 50% de los créditos solicitados son para la adopción de nuevas tecnologías como automatización, inteligencia artificial, análisis avanzado, Internet de las cosas y  realidad aumentada y virtual.

Sin embargo, sólo 27% de las empresas logran aprovechar las oportunidades de digitalización y dominar los retos que conllevan.

Incluso, la mayoría de las empresas se centran en ajustar y ampliar sus ofertas a productos o servicios mejorados digitalmente; por otro lado, las implicaciones de la digitalización en la empresa a menudo se descuidan.

Esto representa un coste muy alto, ya que las corporaciones que adoptan una configuración lista para digital pueden cuadruplicar su  tasa de crecimiento anual compuesto o CAGR de ingresos de cinco años y casi triplicar su retorno total de cinco años a los accionistas CAGR en comparación con las corporaciones que no fomentan y se preparan para dicho cambio organizacional.

Para capturar el potencial de las oportunidades digitales, mundo ejecutivo asevera que las organizaciones deben tomar decisiones de diseño fundamentales a lo largo de tres dimensiones:

Estructura

Es crucial determinar si la organización tiene un director digital dedicado, si existe un Centro de Excelencia Digital que da forma a la digitalización de forma centralizada, o cada unidad de negocio tiene su propia unidad digital.

Personas

Las preguntas cruciales son: ¿debería la organización desarrollar habilidades digitales internamente a través de una nueva capacitación a gran escala, basarse en un ecosistema digital externo de talentos y socios, o una combinación de ambos? ¿La organización opta por la densidad de habilidades digitales con los mejores resultados individuales o la amplitud de habilidades digitales en toda la organización?

Proceso

Finalmente, convendría resolver si nos atenemos a las formas de trabajo actuales, o ajustamos las formas de trabajar y la cultura que viene con estas, si debería adoptarse un enfoque escalonado o de gran altura para la digitalización de la organización y si nuestros procesos de negocio están configurados de la manera correcta para satisfacer las expectativas de la era digital.

Estos son elementos imprescindibles para adoptar la digitalización empresarial y permitir que las inversiones en la tecnología permitan altos y significativos rendimientos empresariales.

Finalmente vale mencionar que el alcance de los ajustes organizativos necesarios para cumplir con los requisitos de digitalización puede diferir significativamente de una empresa a una empresa y tardará algún tiempo en implementarse.

Sin embargo, en tiempos de la revolución digital, como se le denomina mundialmente a la nueva normalidad, son de importancia fundamental para mantener y ampliar una posición relevante en el mercado.

Conclusión

Como se mencionó en una entrada de blog pasada, COVID-19 ha hecho evidente la falta de previsión de futuros que existe en gran parte de las empresas; esto, unido a estrategias a corto plazo centradas únicamente en la búsqueda de resultados inmediatos, ha llevado a reorganizar y replantear estrategias.

El proceso de digitalización desarrollado en los últimos años en México ahora está permitiendo que diversas industrias se mantengan vigentes y esenciales.

Cabe destacar que los procesos de digitalización no sustituyen a las personas, es más, las sitúa en el centro, potenciándolas para que sean más productivas. 

En Alabóol Technologies contamos con soluciones tecnológicas a la medida de tu empresa, desde herramientas para mejorar la productividad y rendimiento hasta la omnicanalidad de tu negocio, para más información contáctanos o déjanos un formulario.

¡Hasta la próxima!

Formulario de registro al boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *