El cliente no siempre tiene la razón

Existe una frase famosa desde hace años: «El cliente siempre tiene la razón»; y es verdad que él debe ser la prioridad. Pero ¿realmente siempre se debe ceder ante las demandas de los consumidores?