Big Data: la clave del futuro para tu empresa

En momentos de incertidumbre como el actual, tener acceso a la información y saber cómo filtrarla y analizarla es clave para tomar las mejores decisiones y minimizar el riesgo de cada acción.

Las compañías han perdido clientes, pero los datos generan inteligencia y la inteligencia abre nuevos negocios y oportunidades; llegó el momento de apostar por una estrategia y herramientas basadas en Big Data.

El Big Data genera ahorros, inversión mínima y alto rendimiento al tiempo que crea nuevas maneras de hacer ingresos; el Big Data es lo indicado para el aprovechamiento de los datos ante una realidad económica que ya cambió, y tú puedes prepararte para esta época importante.

Bajo la nueva normalidad el modo para hacer negocios va a ser diferente, todos van a tener que saber captar esas nuevas oportunidades de negocio de manera más rápida ¿cómo? A través de la información que te genera el Big Data.

¿Qué es el Big Data?

De acuerdo a PowerData, cuando hablamos de Big Data nos referimos a conjuntos de datos o combinaciones de conjuntos de datos cuyo tamaño, complejidad y velocidad de crecimiento dificultan su captura, gestión, procesamiento o análisis mediante tecnologías y herramientas convencionales dentro del tiempo necesario para que sean útiles.

Las tres cualidades principales del Big Data, como ya se mencionó, son su gran volumen, su variedad y la velocidad a la que se puede obtener una ingente cantidad de información sobre clientes, pacientes, empresas, etc.

En la mayoría de los casos para poder utilizar eficazmente el Big Data, debe combinarse con datos estructurados de una aplicación como un ERP, un CRM o algo más completo como maab.

El Big Data, para decirlo de una manera sencilla, es el procesamiento y clasificación de datos complejos, para su posterior análisis, ya que al final, el éxito del Big Data no dependerá de los datos, sino de lo que hagas con ellos.

Beneficios del Big Data

En una primera impresión podemos resumir en una secuencia de beneficios que el Big Data analiza grandes volúmenes de datos para generar información, de esta información generar inteligencia y con esta inteligencia se puede tomar una acción de negocio que nos permita llegar al objetivo que estamos buscando.

Con la pandemia muchas empresas tendrán que volcarse a este tipo de análisis para recuperarse de manera más rápida, ya que el Big Data ayuda a generar ahorros y a hacer más eficientes los procesos que ayudarán.

Las empresas con más éxito con Big Data consiguen valor de las siguientes formas:

Reducción de Costes

Las grandes tecnologías de datos y el análisis basado en la nube, aportan importantes ventajas en términos de costes cuando se trata de almacenar grandes cantidades de datos, además de identificar maneras más eficientes de hacer negocios.

Más rápido, mejor toma de decisiones

Con la velocidad y la analítica en memoria, combinada con la capacidad de analizar nuevas fuentes de datos, las empresas pueden analizar la información inmediatamente y tomar decisiones basadas en lo que han aprendido.

Nuevos Productos y Servicios

Con la capacidad de medir las necesidades de los clientes y la satisfacción a través de análisis viene el poder de dar a los clientes lo que quieren. Con la analítica de Big Data, más empresas están creando nuevos productos para satisfacer las necesidades de los clientes.

El Big Data tiene múltiples aplicaciones empresariales como mejor toma de decisiones, inteligencia operacional, validación y resolución de problemas y la creación de productos y servicios basados en datos. Esta opción es la más atractiva en la nueva normalidad después del Covid-19, puntualiza Forbes.

El Big Data genera posibilidades de crecimiento en el mercado al generar múltiples soluciones en productos y servicios basados en necesidades y expectativas en tiempo real.

Los datos en sí mismos no generan ventajas competitivas, hay que extraer su valor a partir de su procesamiento y análisis, entonces la conclusión es clara ¡digitalízate!

Lo que el Big Data puede hacer por tu empresa

En la última Guía mundial de gasto semestral en Big Data y analítica, la consultora IDC fija los ingresos del sector en 260.000 millones de dólares para el año 2022. La industria crecería a un ritmo interanual del 11,9%, sin considerar los efectos que generará la crisis del coronavirus en las previsiones.

El Digitalizarte sería algo tan sencillo y tan complicado al mismo tiempo como tomar un área de tu negocio, el cliente, el precio y transformarlo en código, subirlo a la nube y gestionarlo.

Ahora, hay dos pasos para hacerlo, el primero es imaginar o copiar lo que otros han hecho y sabes que funciona; se trata de sustituir unos procesos por datos y aplicarlos a tu negocio, ya que cuantos más datos tienes, más aprendes y más rápidamente.

Pero para lograr esto, como ya se planteó, es necesario primero la transformación digital del negocio, ya que sin digitalización no hay datos. Los negocios han estado históricamente gestionados por intuiciones y experiencia. El dato democratiza esa gestión y aporta certeza.

En cualquier decisión empresarial siempre hay algo de intuición, pero los datos deberían ser el eje central.

Para sacar partido a los datos es imprescindible que la empresa empiece por definir una estrategia de cómo va a gestionarlos y que sea compartida por todos. Las organizaciones más flexibles son las que aprovechan los datos para obtener ventajas competitivas.

No menos importante es entender que los datos no son de un área o de otra, sino de toda la organización, inclusive se podría decir que son del cliente pero nos deja utilizarlos.

Estamos viendo que en todos los sectores y en todos los ámbitos dentro de la empresa, están apareciendo oportunidades o iniciativas ligadas a las nuevas capacidades de gestionar todos los datos de los que se dispone.

Entonces se concluye que las decisiones se toman ahora a partir de los datos, no de la experiencia. El siguiente paso, entonces, es desarrollar la capacidad de análisis, la tecnología, orientación al negocio y razonamiento estadístico para fortalecer la capacidad de estudio de la información.

Es importante saber también qué información es útil dentro del gran volumen de datos recopilados, lo que se conoce como Smart Data.

Llegar a identificar este tipo de datos de entre todos a los que se puede acceder requiere adaptar la forma de funcionamiento de muchas organizaciones, ya que se necesitan enfoques ágiles de mejora continua.

Y, por último, no hay que olvidar que si no cambias tus procesos, no sirve de nada.

Sé un Líder ante el Big Data

Aunque de entrada pueda dar vértigo invertir en tecnología y gestión de datos, la buena noticia es que, como ya se mencionó, la reducción de costos es un beneficio que lo justifica; al final no se trata tanto del deseo de mejora de la empresa y de su flexibilidad para convertir los datos en información estratégica.

Es importante entender que el análisis y manejo de datos no se trata de un hype, sino que fundamenta productos y servicios a través de  datos históricos, contextuales y en tiempo real que se recaban, procesan, almacenan, analizan y se representan mediante tecnologías de Big Data y de machine learning.

Según los estudios de mercado, en un informe realizado por McKinsey, los negocios que usan la información de los datos de sus consumidores, son capaces de superar a los competidores en un 85% en el crecimiento de las ventas, y en un 25% en margen bruto.

Sin embargo, la tecnología por sí sola no basta; de acuerdo con Forbes, se requiere que los líderes de las empresas presenten las siguientes capacidades:

Tecnológicas

No basta el manejo eficiente de herramientas de reporting o implementar una solución con una arquitectura adaptada a la empresa, es necesario administrarla y volver accesibles los datos en forma generalizada; el lenguaje tecnológico debe ser parte del liderazgo post pandemia del coronavirus.

Analíticas

Se trata de una capacidad en la que se requiere entender y analizar los problemas inherentes al negocio, entenderlos para plantear las preguntas pertinentes, localizar fuentes de información confiables para usarlas como partes de la resolución, preparar los datos, visualizar escenarios y distribuir los resultados a las personas y áreas de negocio pertinentes.

Gestión

Generar modelos de gobierno del dato en los procesos, personas, tecnologías y procedimientos para centrarse en el problema a resolver. Un error común es tener datos diferentes que no ayudan a la resolución de una cuestión. La administración de datos debe ser parte de la empresa actual.

Decisión

Los datos por sí solos no deciden, sólo son una herramienta en un proceso en el que se racionalizan las opciones y con base en ellas se implementan acciones.

Aunque vivimos un momento en el que la tecnología se impone como parte del día a día empresarial, es importante considerar que el Big Data, Inteligencia Artificial y digitalización, por ejemplo, no son soluciones sino herramientas.

Es necesario complementarlas con el talento humano (colaboradores y líderes de la compañía), que tengan el conocimiento del negocio.

La adopción tecnológica es parte del éxito si se sustenta en una estrategia de negocio integral y a largo plazo.

5 maneras de aprovechar el Big Data de tu empresa

Ni siquiera una crisis con efectos tan homogéneos como la que ha provocado el coronavirus permite predicar con normas universales frente a la inestabilidad empresarial.

Cada negocio se encuentra inmerso en su propio contexto, con sus propias necesidades, socios y objetivos; hablar de Big Data, por tanto, siempre se hará desde una dimensión teórica.

Para bajar a la realidad es necesario acudir a determinadas técnicas y herramientas con efectos probados, que ya se manejan en instituciones y empresas que reniegan del riesgo en el viaje de la Transformación Digital.

Por lo anterior, se pueden compartir (al menos) cinco maneras de aprovechar el Big Data, lo cual podría apreciarse como una secuencia de pasos para su correcta adopción en tu empresa.

Conoce el origen de la información

Esto nos ayudará a comprender el tipo de indicadores que tenemos.

Estructura y Organiza los Datos

Existen plataformas y herramientas tecnológicas diseñadas para gestionar y potencializar el manejo óptimo de la información.

Asigna personal al manejo de Big Data

Evitará un mal manejo de datos y a su vez que se tome una decisión equivocada. Los gerenciales, coordinadores o directivos son los indicados por liderar cada uno su respectiva área.

Debes estar abierto a Innovar

Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo.

No ignores tu Big Data

No es que no exista, más bien puede que no sepan cómo gestionarla pero hay empresas dedicadas a orientar en estos nuevos procesos.

Conclusión

Aunque parece que entramos en la tan nombrada “nueva normalidad”, lo cierto es que el impacto del coronavirus en la economía empresarial va a ser complicada de recuperar.

El COVID-19 ha hecho evidente la falta de previsión de futuros que existe en gran parte de las empresas; esto, unido a estrategias a corto plazo centradas únicamente en la búsqueda de resultados inmediatos, ha llevado a reorganizar y replantear estrategias.

Uno de los grandes elementos que necesitan las compañías actualmente es la capacidad de observar y a partir de esa observación ser capaces de construir escenarios futuros, lo cual se puede obtener con el Big Data.

El proceso de digitalización desarrollado en los últimos años en México ahora está permitiendo que diversas industrias se mantengan vigentes y esenciales en momentos críticos como el actual.

El Big Data, la comunicación entre máquinas interconectadas, también está permitiendo el trabajo remoto y la reducción de costos de mantenimiento en diversas industrias, algo que es indispensable.

Actualmente el directivo de cualquier tipo de organización ha de conocer el estado de ciertos parámetros clave para planificar, establecer objetivos, controlar resultados o tomar decisiones; en definitiva, para llevar a cabo la función directiva es necesario medir.

Sin el Big Data nos encontramos con la ausencia de datos relevantes, hasta el punto de que no se conocen aspectos básicos e indispensables para la operatividad.

Se debe aceptar esta nueva realidad pero se tendrá que redefinir lo que es ganar con los clientes, y ejecutar un nuevo plan para entregarles lo que están esperando de tu empresa.

Antes de despedirme te dejo unas palabras de William Thomson Kelvin a manera de reflexión: Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre.

¡Hasta la próxima!

Subscríbete al blog

Formulario de registro al boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *